El Observatorio de los derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes (N,NyA) es un espacio de monitoreo, investigación y difusión de conocimiento sobre temáticas de infancia y adolescencia en el marco de sus derechos, proclamados a nivel internacional (Convención sobre los Derechos del Niño) y nacional (Ley Nº 26.061 de Protección Integral de los Derechos de las Niños, Niñas y Adolescente).

En el marco de la Universidad Pública, trabajamos para impulsar una agenda de mayor acceso, promoción y profundización de los derechos de los N,NyA. Para ello propiciamos el trabajo conjunto, profesional y ético entre los organismos de la sociedad civil, las instituciones estatales y los saberes académicos.

 

Contacto

Complejo Universitario UNICEN. Facultad de Ciencias Sociales

Avda. Del Valle 5737 - Olavarría - Buenos Aires. B7400JWI -Argentina

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Teléfono: 02284-450115 450331 Int 308

 Antecedentes

 El Observatorio nace, durante el 2012, como área de trabajo de la Agencia de Noticias ZUM para la Niñez y Adolescencia  dependiente de la Secretaría de Extensión y Transferencia de la Facultad de Ciencias Sociales de la UNICEN. Desde su proyecto fundacional, ZUM se propone entre sus propósitos generales “producir informes sobre el tratamiento de las noticias vinculadas a los niños y jóvenes en los medios de comunicación locales/regionales”. Entre sus objetivos secundarios se explicita el trabajo en:

El seguimiento de la aplicación de la  Ley de la Promoción y Protección Integral de los Derechos de los Niños 13.298 (provincial) y de Responsabilidad Penal Juvenil Ley 13.634, a nivel local, en trabajo conjunto con el Servicio Zonal de Promoción y Protección de los Derechos de Niños, Niñas y adolescentes y su Consejo Local.

La realización de estudios situacionales de la Niñez y Juventud en Olavarría.

La producción de información para la integración social, estudio y evaluación de los programas de la que participan las familias, sus N,NyA.

La elaboración de documentos, desarrollo de proyectos de investigación y promoción de la formación profesional en materia de niñez y familia.

El aporte de pautas y fuentes de información a periodistas.

Conforme a lo anterior, desde sus inicios, el Observatorio monitorea diarios locales y regionales en forma periódica, produciendo datos y estadísticas sobre el tratamiento que éstos hacen de la niñez y adolescencia. 

En junio de 2014, el Consejo Académico de la Facultad de Cs. Sociales de la Unicen crea mediante la resolución Nº 090/14 el Observatorio de los Derechos de los niños, niñas y adolescentes, expandiendo sus áreas de interés más allá de los derechos en la comunicación.

A partir de 2015 el Observatorio desarrolla, además, tareas de investigación en articulación con el NACT (Núcleo de Actividades Científico Tecnológicas) ECCO (Estudios de Comunicación y Cultura  de Olavarría) de la FACSO. Actualmente se encuentra trabajando en el proyecto de investigación “Estudios comunicacionales de los discursos sociales vinculados con la niñez, la juventud y los adultos mayores”, aprobado por la Secretaría de Ciencia, Arte y Tecnología de la UNCPBA para el periodo 2015-2017. 

 

Objetivos:

- Relevar los principales debates y problemáticas sobre niñez y adolescencia de la región centro de la provincia de Bs. As, a fin de generar insumos de trabajo para profesionales y organizaciones que trabajan en el ámbito

- Divulgar conocimiento académico sobre la niñez y la adolescencia en el marco de sus derechos

- Incidir en la generación de políticas públicas que garanticen el acceso igualitario de los N,NyA a sus derechos

- Contribuir a la calidad de la información pública en torno a los temas relevantes para la promoción y defensa de los derechos de la infancia y la adolescencia

- Brindar a los medios de comunicación e instituciones intermedias de la región, herramientas para lograr un abordaje adecuado de los temas vinculados a infancia y adolescencia.

 

Áreas de Trabajo

Las áreas de trabajo del Observatorio, se corresponden con los principios que guían la Convención Internacional de los Derechos del Niño. Dicha normativa agrupa los derechos de los N,NyA en las siguientes áreas: salud, nutrición y desarrollo integral temprano; educación ; protección especial; ciudadanía y participación, recreación e identidad.

Para el año 2016 el Observatorio se propone trabajar en:

- Divulgación científica sobre la niñez y la adolescencia en el marco de sus derechos

- Derechos comunicacionales de los N,NyA: Construcciones mediáticas sobre niños, niñas y adolescentes en Olavarría y la región

- Extensión universitaria: Proyecto “Digo que”, aprobado y financiado por la Secretaria de Extensión, Bienestar y Transferencia de la UNCPBA.

 

Fundamentación

La situación de la niñez y la adolescencia en Argentina puede analizarse sobre la base de las brechas existentes entre la actualidad y el cumplimiento pleno de los compromisos asumidos por el país, tanto en la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), como en las Leyes del Estado Nacional y provincial encuadradas en este marco desde 2005: Ley Nacional de protección Integral Nº26.061 y Ley Provincial Nº13.298 de la Promoción y Protección Integral de los Derechos de los Niño. En este contexto, el Estado y las diferentes instituciones sociales deben propiciar un entorno protector de los NNyA, donde sus derechos sean respetados y garantizados.

A partir de 2005, bajo el paradigma de la Protección, nuestro país ha dejado atrás la Doctrina de Situación Irregular y ha avanzado en la concreción de políticas públicas de protección más específicas (obligatoriedad de la educación secundaria, Asignación Universal por Hijo, Ley de Educación Sexual Integral, entre otras). Sin embargo, aún existen NNyA cuyos derechos se encuentran vulnerados: acceso desigual a bienes materiales básicos, circuitos educativos diferenciados, explotación del trabajo infantil, persecución policial, violencia institucional y maltrato, son tan sólo algunas de las problemáticas.

Según el último Censo Nacional de Hogares, Población y Viviendas de 2010, el 30% de la población del país comprende a N,NyA de 0 a 17 años. De este porcentaje el 10% se encuentra bajo la línea de pobreza y el 2% bajo la línea de indigencia. Por lo cual, casi la mitad de los niños y niñas (12 %) se hallaban en ese momento en situación de vulnerabilidad social. Dicho esto, partimos de la premisa de que aún queda mucho por hacer para acotar la brecha entre los derechos consagrados y su efectivización en la práctica.

Acorde a estas tensiones, ¿cómo entender entonces la distancia que se genera entre los derechos desde su plano discursivo y su realización en la práctica? Para Llobet (2013), esta tensión es fruto de una gran paradoja: los procesos de ampliación de derechos para niños y niñas latinoamericanos se dieron en nuestro país en el contexto de la reforma del Estado durante la profundización del Neoliberalismo, por lo cual es imprescindible mirar sus derechos en contextos de desigualdad y exclusión social.

Aparte del contexto, la distancia entre la efectivización de cualquier derecho humano y su correlato formal en la legislación, puede entenderse cuestionando la idea soberana de sujeto al que se le atribuyen derechos. En este punto, y retomando a Foucault, se puede afirmar que lo que existe más bien es un sujeto atravesado por influencias sociales, políticas, culturales, históricamente determinadas. Un sujeto producido y sujetado al orden dominador sobre todo capitalista y, además, adulto céntrico en el caso de la infancia.

Además, la distancia entre el cumplimiento de los derechos de los NNyA y su proclama puede pensarse también en el origen mismo de la Convención. La primera razón radica en ser un tratado pensado y producido por adultos pero destinado a niños/as. La segunda, se relaciona en el contexto histórico en el cual se desarrolla el proceso de debate y sanción de la CDN (Llobet, 2011).

Durante los 10 años que mediaron entre 1979 y 1989 (año en que se proclamó la Convención) dentro y fuera de la ONU, se debatió el pasaje de la declaración de los derechos del niño de 1959 a una Convención superadora. Según Llobet (2011), esta discusión tuvo lugar durante la guerra fría, con sus dos grandes bloques como protagonistas. El primero, encabezado por Polonia, propuso un primer borrador que privilegiaba los derechos económicos, sociales y culturales como base de toda concepción igualitaria de los derechos humanos. El segundo, liderado por Inglaterra, Francia y Estados Unidos, consideró, para los niños, el derecho a la libertad- traducido como derechos civiles y políticos- como el derecho que debía encausar a los demás. Esquema occidental que a la vista ganó la pulseada.

Philippe Meirieu (2004), también aporta al debate, al separar lo que él llama derechos créditos y derechos libertades. Los primeros implican obligaciones de los adultos: el derecho a la identidad, a una nacionalidad, a la educación, a la salud, a una vivienda, a cuidados especiales y a la protección contra toda forma de violencia. Estos son los que más fácil han aceptado las sociedades. No obstante, los derechos libertades, aquellos que les permite a los N,NyA ejercer por sí mismos varios facultades e impactar en el mundo, son los que más obstáculos han presentado para su puesta en práctica: la libertad de pensamiento y de asociación, el derecho a ser escuchados, a expresar opiniones libremente y que estas sean tenidas en cuenta, etc.

La importancia de los derechos anteriores radica en su aporte directo a la puesta en práctica de la ciudadanía infantil. Una categoría inminentemente política que implica pensar a los NNyA en su capacidad de acción, como actores sociales y productores de cultura. Esto introduce la pregunta por lo que pueden y no pueden hacer los más chicos, en función de su madurez y desarrollo, para impactar en la construcción del mundo.